• TDAH Coaching


  • ¿QUÉ LE PASA A MI HIJO?

    ¿LE CUESTA HACER SUS TAREAS Y ORGANIZARSE?
    ¿CONCENTRARSE?
    ¿SE MUESTRA DESORIENTADO EN EL AULA?
    ¿DIFICULTAD EN SUS MOVIMIENTOS Y FALTA DE COORDINACIÓN?
    ¿LE CUESTA HACER AMIGOS?
    ¿SE DISTRAE FÁCILMENTE?
    ¿QUIERE HACER MUCHAS COSAS A LA VEZ Y LE CUESTA CONCLUIRLAS?
     
     

    Estos son algunos síntomas en la infancia-adolescencia que más repercusión está causando en las familias. No sólo lo vive el niño-adolescente afectado sino toda la familia. Las dificultades del niño impactan en su contexto inmediato, creando desequilibrios en sus relaciones; de ahí la importancia de la educación en la familia. Los padres necesitan ser acompañados para a su vez acompañar a su hijo. El funcionamiento del sistema familiar ejerce una influencia directa en la mejora de estos síntomas, en su evolución y resultados.

    El coaching familiar en esta área es un entrenamiento para los padres que les permite saber qué le está pasando a su hijo; mejorar su conocimiento sobre esos síntomas; qué características tienen y qué se puede hacer desde el ámbito familiar.

    Este espacio de coaching permite a los padres hablar de sus propias emociones (desconcierto, enfado, culpa, negación, frustración, ansiedad, desesperanza, rabia, miedo, rechazo, cansancio, etc) y también de los miedos que van a aparecer.

    Este proceso permite a los padres dotarse de nuevos recursos y herramientas para una comunicación asertiva con sus hijos, una mejor gestión de las emociones, saber qué beneficia y qué empeora el desarrollo del niño, cómo motivarle en su aprendizaje, cómo fomentar sus habilidades sociales y también detectar aquello que obstaculiza en la relación.

    También nos ocuparemos de la relación entre los miembros de la familia, de resolver conflictos familiares de una manera más efectiva, descubrir las debilidades y fortalezas en la familia, potenciar las habilidades de cada uno sin olvidar vuestros valores, aquello que más os importa.

    Un espacio, en definitiva, de aprendizaje y de reflexión que ayudará a poner mayor comprensión a lo que ocurre y dónde poder encauzar los esfuerzos para educar y acompañar a su hijo de una manera más positiva.

    La herramienta de coaching es muy eficaz para detectar qué está pasando, qué conductas y hábitos en el contexto familiar están impidiendo conseguir los resultados que se desean y marcar objetivos y metas concretos. El coaching es un aprendizaje en acción así que facilita a los padres poner en práctica los aprendizajes adquiridos en las sesiones en su propio entorno y tener un feedback y seguimiento de los resultados que permita introducir cambios y nuevas estrategias.

    La Programación Neurolingüística se convierte en otro valioso aliado también en mi trabajo con las familias porque permite una comunicación más clara y positiva, favoreciendo un uso mejor y más efectivo del lenguaje, mejora las relaciones familiares y genera nuevas respuestas además de reducir el estrés y la ansiedad tan presentes en las familias afectadas.