• Cómo-mejorar-nuestras-relaciones-con-la-Columna-Izquierda

    Cómo mejorar nuestras relaciones con la Columna Izquierda

     

    Una de las cosas que más veo en consulta con coachees son las dificultades en nuestros vínculos, en nuestras relaciones y la necesidad de pasar a espacios de mayor comprensión. Una de las maneras de mejorar nuestras relaciones es empezar a cuidar nuestras conversaciones. Aquellas que mantenemos con nosotros mismos, con los demás y nuestro entorno.

    Una de las propuestas para mejorar nuestro modo de comunicarnos es practicar la Columna Izquierda. Es un ejercicio que los coaches practicamos en sesión para que la persona analice alguna conversación por la que continúan resentidos, y puedan explorar y descubrir qué ideas preconcebidas, sentimientos y necesidades no satisfechas están o estuvieron presentes, cómo actuaron y, sobre todo, cómo pueden volver a actuar.  En definitiva, a mantener  conversaciones plenas y auténticas y a disfrutar de relaciones más satisfactorias. 

    ¿Qué es la Columna Izquierda?

    Se trata de una técnica que presentó el Psicólogo Chris Argvris en Cómo vencer barreras organizativas.  La columna izquierda es el diálogo interno que mantenemos con nosotros mismos; está formada por todo aquello que pensamos y sentimos, son nuestras conversaciones internas, esa especie de voz interior.

    El término se refiere al tipo de guión que usan los actores, en el que se utiliza el lado izquierdo para referirse a lo que piensa el personaje y el derecho, para lo que realmente dice. Y eso es precisamente la Columna Izquierda: todo aquello que pensamos y sentimos, pero que no decimos. Cada uno de nosotros tiene esa conversación privada o, mejor dicho, ella es la que nos tiene a nosotros, porque a veces nos secuestra, está siempre activa y apenas podemos silenciarla. 

    Esa columna izquierda contiene una información muy valiosa que no debemos ignorar y sí conviene procesar y gestionar adecuadamente. El problema surge cuando nos limitamos a rumiarla y dejarla dentro hasta que se vuelve tóxica. En las conversaciones con otros, ese discurso interno paralelo, presente tanto en el que habla como en el que escucha, si no está en sintonía con el externo, acaba en conversaciones conflictivas, ineficaces o cargadas de resentimiento. Esas con las que no conseguimos resolver nada y sí empeorar mucho todo: las relaciones, nuestro equilibro y hasta nuestra paz interior y bienestar.

    ¿qué pasaría si en una conversación se hicieran públicas esas conversaciones internas?. En un principio, La Columna Izquierda puede protegernos, actúa como un filtro y nos previene de decir todo lo que pensamos en estado bruto. También es cierto que a veces nos protege en exceso y nos impide expresar pensamientos y sentimientos buenos, como la ternura o el amor.

    El secreto de esa conversación privada, la de la Columna Izquierda, está en no ignorarla, en prestarle atención, en analizarla y sacarla fuera bien procesada. Lo que nos ayudará a “desintoxicarnos”, a reducir nuestro estrés, a mejorar  nuestro bienestar y a disfrutar de relaciones más satisfactorias. 

    Tampoco tenemos que pasarnos la vida procesando la Columna Izquierda. Solo en aquellas conversaciones recurrentes y poco satisfactorias o en situaciones relevantes que contribuyan a reparar algún vínculo y nos sirvan para mejorar  nuestra convivencia y bienestar.

    Practicando:

    1.    Dividimos la hoja en DOS COLUMNAS.

    2.    En el lado DERECHO escribimos el diálogo tal y como lo recordamos. Lo que realmente dijo cada uno.

    3.    En el lado IZQUIERDO, anotamos lo que pensamos, sentimos, observamos… pero no dijimos.

    4.    ANALIZAMOS la columna izquierda. Hazte preguntas de este tipo: ¿Qué me llevó a pensar esto? ¿Qué sentí? ¿Qué necesitaba de esta persona que no le supe pedir? ¿Cuál es mi verdad esencial? ¿Qué se esconde detrás de todo esto? ¿Cómo puedo decir mi verdad sin traicionarme? ¿Qué ideas preconcebidas pudieron alterar mi interpretación?.